¿Quisieras utilizar el journaling como apoyo a tu salud mental, tus relaciones y tu regulación emocional, pero no sabes cómo hacerlo o qué escribir? Todos hemos pasado por allí (yo también) y en este post te cuento 5 maneras de hacer journaling que puedes probar para identificar cual se te da mejor.

¿Por qué Journaling?

Yo he llevado una bitácora de mi vida desde siempre, a través de dibujos fechados, cartas, entradas de blog, o escritos en un diario propiamente dicho. Desde que empecé a ver pacientes descubrí que una de las cosas que más ayuda a la salud mental de las personas es organizar el pensamiento a través del lenguaje, en parte por eso la terapia involucra expresar la propia historia a otra persona que genuinamente trata de entender. El lenguaje organiza el pensamiento, da sentido a experiencias y trae orden al caos emocional que podemos enfrentar si no sabemos cómo se llama lo que sentimos o en qué momentos aparece tal o cual emoción.

Sé que no todas las personas tienen acceso a atención psicoterapéutica, es algo que debemos cambiar pero, mientras eso sucede, algo a lo que tenemos acceso es al lenguaje y la posibilidad de usarlo para organizar nuestro mundo interno y mejorar nuestra salud mental. Ahora bien, llevar una bitácora personal no es un reemplazo de atención profesional, pero si nos acostumbramos a llevar este registro y reflexionar podremos hacer virtualmente ambas partes del proceso de comunicación: por un lado expresaremos nuestra historia y, por otro, trataremos genuinamente de entender(nos) cuando releamos nuestras propias palabras.

La manera correcta

Así que para beneficio propio y de mis pacientes empecé a utilizar de manera más formal la técnica del journaling y, como era de esperarse con mi obsesiva personalidad, me sumergí en ese agujero de conejo con la misión de encontrar «la manera» de hacerlo bien. Muchos videos, blogs, ejemplos y tableros de pinterest después caí en cuenta de que  estaba olvidando una de las verdades básicas que siempre han guiado mi aproximación a mi trabajo, algo tan obvio que me sorprendió haberlo perdido de vista en medio de tanto ruido de información: todos somos distintos.

 

 

Si todos somos diferentes y podemos interpretar una misma situación de distintas formas ¿Por qué existiría un método correcto para registrar esas interpretaciones? ¿Qué clase de miopía psicológica me hizo pensar que debía encontrar una manera correcta de llevar una bitácora personal?

Así, lo primero a recordar es que todas las bitácoras (journals) son personales y, por lo tanto, distintas porque cada persona es bastante única aunque tengamos cosas en común. Sabiendo lo anterior será mucho más sencillo acercarse a esos ejemplos que vemos en el Internet o en redes sociales sin sentir que es obligatorio hacer algo idéntico, podremos tomar sugerencias sin restringir nuestra propia creatividad.

5 cosas que documentar

Dicho lo anterior, quiero presentarles algunas ideas que pueden servir para empezar o continuar el registro de su viaje personal. Journaling no tiene que ser complicado y no tiene que cumplir las expectativas de nadie, de hecho es una oportunidad creativa como pocas, así que tomen lo que les sirva de las siguientes ideas y déjenme en los comentarios las ideas que tengan ustedes, seguramente podemos ayudarnos entre todos en este gran proceso creativo.

Aquí van 5 formas de hacer journaling que yo he probado y he encontrado útiles.

1- Eventos de la vida.

Saquemos lo obvio del camino para empezar, registrar los eventos de la vida es lo primero que pensamos cuando alguien habla de llevar un diario o un journal. Esta es una manera bastante popular y útil de hacerlo que ha pasado la prueba del tiempo por los beneficios que experimentarás si la haces consistentemente. Podrías hacerlo de manera sencilla, eligiendo unos minutos en la mañana o la noche y narrando eventos importantes del día y tus reflexiones sobre ellos. Esta es una de las formas de journaling que yo hago y me ayuda mucho aclarar lo que voy sintiendo y pensando sobre los eventos que suceden, eso me ayuda a mantener mi salud mental porque si organizo mis ideas y reconozco mis emociones puedo organizar mi mente e interactuar mejor con otros. Piénsalo como poner tu casa en orden para poder recibir visitas con comodidad.

2- Registro de Hábitos.

Esta es una manera popular de llevar un diario, hay varios métodos que proponen mejorar tu productividad y que incluyen registrar comportamientos para formar hábitos. No necesitas más que una libreta o una nota en tu celular, dividirla en días y hacer una lista de los hábitos a los que estás prestando atención actualmente. Una recomendación para empezar es elegir hábitos concretos, y sencillos de cumplir, si eliges los adecuados puedes mejorar mucho de tu salud en poco tiempo. Por ejemplo, podrías llevar un registro sobre tomar suficiente agua, dormir tus 8 horas o comer conscientemente, si hiciste actividad física de algún tipo o si escribiste en tu diario. En unos días verás cuáles comportamientos se te dificultan más, identificar obstáculos y hacer ajustes a tu rutina.

3- CommonPlace Book.

En otra entrada podría hablar un poco más a fondo sobre este tipo de diario, pero básicamente se trata de llevar un registro de las ideas que más nos han llamado la atención de los libros que vamos leyendo, el contenido que consumimos en internet, películas, youtube, blogs, etcétera. Además de colocar la cita que te llamó la atención, puedes incluir tu reflexión sobre lo leído o comentarios sobre cómo esto se relaciones con tu vida. Si lo haces de manera consistente acabarás teniendo un libro de datos y reflexiones que muy bien puedes pasar a la generación siguiente.

4- Tu Arte.

Quienes me conocen saben que dibujo desde siempre, es común para mí estar rayando papel, así que decidí llevar un libro de bocetos de manera más ordenada, anotar la fecha y tal vez incluso escribir algunas líneas de lo que ese dibujo en particular representa para mí. Otras personas pueden escribir poemas o historias cortas, si dejas fluir tu proceso creativo y no lo piensas demasiado podrás darte cuenta de algunas cosas sobre ti mismo que no habías pensado. Míralo como tener un sueño o una pesadilla, pero estando despierto, no tiene que hacer mucho sentido en principio, pero eventualmente lo tendrá.

5- Gratitud.

Este se ha hecho muy popular últimamente y, aunque originalmente no me gustaba mucho, he notado que incluir un par de líneas sobre cosas positivas que hayan pasado durante el día puede dar una perspectiva muy distinta a esos momentos en que todo se ve oscuro. Además, hacerlo con frecuencia te ayuda a desarrollar una visión menos fatalista del día a día. Ahora bien, no se trata de que agradezcas a un ser supremo o al universo si esa no es tu postura frente a la vida, simplemente toma unos minutos y anota algunas cosas que hicieron que ese día fuese mejor. Un tip que yo recomiendo es utilizar este tipo de journaling para hablar de relaciones y vínculos, por ejemplo, pensar cada día en qué persona ha sido significa para mí en el día, puede ser un familiar o un amigo que ayudó en un momento difícil o el taxista que compartió contigo una historia que te hizo reír.

Conclusión

Llevar una bitácora personal puede ayudar mucho a tu salud mental, porque te ayuda a estar mucho más consciente de lo que piensas, sientes y haces y ese es el primer paso para la regulación emocional y el establecimiento de un estilo de vida sano que afecta tus relación contigo mismo y con otros. Hay muchas formas de hacer llevar esa bitácora (hacer journaling) y no es necesario limitarte a seguir los diarios de moda que salen en internet, pero sí es valioso tomar ideas para descubrir cuáles formas de registrar la vida pueden servir más para tus fines. Todas las formas de journaling que les compartí pueden ayudarte a mejorar tu regulación emocional, implementar hábitos saludables y tener una perspectiva de la vida más reflexiva, positiva e intencional.

Si leíste hasta aquí puedes dejarme tus comentarios sobre tu experiencia o expectativas con el journaling, compartir este post con tus conocidos y empezar tu propia bitácora. Solo necesitas pluma y papel o una nota en tu teléfono.

¡Que estés muy bien!

Dr. Alvaro
@AGomezPrado

Álvaro Gómez Prado

Más Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.